Páginas vistas en total

martes, 22 de julio de 2014

Teatro Olímpico de Vicenza (Andrea Palladio)




El Teatro Olímpico de Vicenza fue diseñado por el arquitecto renacentista Andrea Palladio. Está considerado como el primer teatro de sala permanente de la era moderna. 

La realización del teatro dentro de un complejo medieval preexistente fue confiada a Andrea Palladio por la Academia Olímpica para representar comedias clásicas. La construcción comenzó en 1580 y la inauguración tuvo lugar el 3 de marzo de 1585, después de la finalización de la famosa perpectiva paisaje de Vicenzo Scamozzi. Esta decoración de madera de estilo renacestista aun está en perfectas condiciones. 

El proyecto considerado una obra maestra fue el fruto de toda una vida de estudios dedicado a todos los aspectos de la arquitectura romana. Utilizando la estructura original del edificio Palladio logró dar forma a un impresionante teatro de estilo romano, totalmente cerrado con un proscenio monumental, donde siete escenarios de perspectiva recrean las antiguas calles de Tebas, originalmente montados para la obra inaugural Edipo Rex y que jamás volvieron a ser retirados. Cuenta además con una cávea semi elíptica, formada por 13 largas gradas y rematada en su parte superior por una serie de columnas monumentales.

Si bien es cierto que el Teatro Olímpico es el primer teatro olímpico y techado, su exterior no revela el destino del edificio. Situado al borde del centro histórico de Vicenza. al norte de Italia, el escenario interior se oculta tras los muros de ladrillo poco llamativos  de una construcción indefinida. Incluso su entrada original se encontraba inadvertida en uno de los flancos de la edificación antes de que se le incorporara un pórtico más importante y dos salas representativas. 

Pocos campos de acción otorgaban a los arquitectos del Renacimiento tanta libertad creativa como la realización de un teatro y, sobre todo, la estructuración de un escenario. El propio material empleado (etrusco y madera generalmente) permitían construcciones que no habrían podido aplicarse a otros fines. El escenario bridaba un campo de experimentación en mateia de teoría y prácticade arquitectura y proyectos urbanos ideales.





La ciudad de Vicenza se encuentra en una región de clima suave, con un paisaje bastante verde y bien regalado por ríos y canales, donde prospera la agricultura y la ganadería. La tierra comenzó a trabajarse de un modo más intensivo y la pequeña nobleza local explotó sus tierras con gran productividad, mientras que la urbe se fue embelleciendo con las obras públicasy los palacios privados cuyas fachadas y diseños competían entre sí por ser el más novedoso y elegante.

Este florecimiento hizo que la adinerada sociedad vicentina tuviese un alto nivel cultural, lo que llevó a la creación de la Sociedad Olímpica, donde un selecto grupo de apenas 21 hombres (entre los que se encontraba Palladio) realizaba reuniones culturales. En 1579 compraron un solar adosado a la antigua muralla. El encargo de construir un nuevo teatro recayó, naturalmente, en Palladio.

En 1590 todos los preparativos (planos y una maqueta perdida) habían sido terminados. Al acceder a este monumento nos encontramos con un pequeño jardín lleno de esculturas, capiteles y demás restos arqueológicos, aunque lo más impresionante es la sala del teatro, claramente basada en los teatros romanos. Las gradas, semicirculares, así como la orchestra. Palladio utiliza la forma romana y tras el escenario coloca una fachada de varios pisos, todos ellos decorados, con varias puertas. 

A simple vista la fachada aparente estar realizada en piedra, aunque, en realidad fue hecha de madera y etusco. Está compuesta por tres pisos en cuyo centro encontramos un arco de triunfo que nace en el piso bajo, llegando al segundo, creando de esta manera una composición monumental bellamente decorada con múltiples esculturas y relieves. 




En estas mismas fachadas nos encontramos con un grupo de nichos, columnas y ventanas ciegas que sirven de alojamiento para otras tantas esculturas. Tras las gradas se cierra un semicírculo con una columnada, en parte cegada, cuyos vanos sirven para el acceso al público a la parte alta del graderío.

El techo, decorado con un trampaojos, (recordemos que el teatro fue construido a base de los teatros romanos, aunque es cerrado), representa el cielo abierto con nubes y una luz azuladay rosácea. Gracias a esta técnica, el espacio interior parece más amplio de lo que realmente es. 

Unos años después de la construcción del Teatro Olímpico, la Sociedad compró algunos solares ubicados detrás del teatro, a fin de ampliar sus instalaciones. Detrás de la fachada del escenario Scamozzi (arquitecto renacentista, 1548 - 1616), diseñó una impresionante escenografía perpetua de calles que desembocan en éste. Vincenzo Scamozzi, más joven que Palladio, es visto por muchos como su sucesor directo en importancia. Consiguió crear una tramoya arquitectónica en la que colocando el punto focal del espectador muy alto, creando una ilusión óptica que hace parecer a dichas calles mucho más largas, creando una sensación de profundidad aun mayor. Según algunas opiniones, las calles representan una idea perfecta de ciudad de la Antigüedad, como la utópica Tebas. El nombre de Vicenzo Scamozzi quedó, de esta manera, unido para siempre al de Andrea Palladio, quien no llegó a ver su obra terminada. En 1994 el Teatro Olímpico de Vicenzafue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario