Páginas vistas en total

lunes, 9 de enero de 2012

El Movimiento Muralista Mexicano

EL MOVIMIENTO MURALISTA MEXICANO






La pintura mural mexicana tiene su tradición desde los tiempos remotos del pasado indígena, continúa en las primeras épocas de la  Nuevs España y luego en el movimiento neoclásico.

Durante la primera mitad del siglo XX la aparición de grandes pintores cuya obrafundamental se encuentra realizada sobre los muros de los edificios públicos es uno de los mayores acontecimientos de México.

En 1922 se inició el movimiento de la nueva pintura mexicana que se caracterizó desde su nacimiento por tres valores esenciales: lo nacional, lo popular y lo revolucionario. En la conjunción de estos tres valores el movimiento logró una fructífera cohesión. Entre todas las artesmexicanas contemporáneas, el muralismo libró  una valiente y abierta batalla por la libertad de expresión, sinónimo de la libertad de creación.

Los creadores del movimiento de la pintura mural expresaron, cada uno a su manera, sus antecedentes y sus objetivos. David Alfaro Siqueiros da importancia política a la huelga de estudiantes de la Escuela de Bellas Artes (1911/13) y a otras actividades  en que tomó parte en la Escuela de Pintura al Aire Libre, así como a los años de Revolución, que influenciaron su pintura moral.Clemente Orozco ha contado que los artistas, entonces jóvenes, entusiasmados y capitaneados por el Dr. Atl, se organizaron en el Centro Artístico, sociedad cuyo objetivo era conseguir que del gobierno muros de los edificios públicos para pintar.




El arte de Latinoamérica de todo el siglo XX se vio muy influido por los grandes movimientos políticos de la centuria, como lo demuestra casi toda la producción plástica, siendo el muralismo mexicano un buen ejemplo de ello.

La revolución mexicana iniciada en 1910 con motivos políticos de democratización de toda la vida naciona, especialmente sus instituciones, tuvo asimismo, hndas connotaciones sociales. Estas fueron aportados por grupos de muy distinto signo, y especialmente por las huestes agraristas de Zapata y Villa, ejerciendo una gran influencia en la cultura mexicana, especialmente en las artes y en las letras.

El muralismo mexicano (que se extendió por todo el subcontinente como una ráfaga de aire puro) no hubiera tenido la autenticidad , ni hubiese logrado conmover hondamente al mundo entero si se hubiese producido sin aquel marco de referencia.

Este fenómeno plástico tan importante, tuvo como antecedente directo la obra del grabador José Guadalupe Posada (1851 - 1913), quien supo condensar lo más incisivo del arte popular mexicano, especialmente como grabador y caricaturista político de periódicos opositoresal régimen de Pofidio Díaz. Su sentido del humor, su rica fantas{ia, y especialmente su compromismo con el hombre mexicano , constituyeron lecciones y legados que fueron recogidos y enriquecidos por los grandes muralistas.

Después de la muerte del Dr. Posadas regresó a México el Dr. Atl, pintor, vulcnógrafo y escritor que en Italia se entusiasmó con la antigua pintura mural y las ideas socialistas de Enrico Feriri. En su país dirigió el periódico La Vanguardia. Posteriormente participó en el movimiento muralista y pintó volcanes, cráteresy peñascos.



Cuando la revolución mexicana ya había obtenido importantes triunfos y concresiones políticas, un grupo de jóvenes artistas revolucionarios fundó, en 1922, el Sindicato de Pintores, Escultores y Obreros Intelectuales, con el fin de contribuir al enriquecimiento de una cultura auténticamente  popular. 

Después de siglos de olvido, e incluso desprecio hacia la cultura precortesiana, el grupo de jóvenes artistas que dieron nacimiento al movimiento del muralismo mexicano, redescubrió para su nación y el resto del subcontinente, aquella rica herencia  y se propuso adaptarla a las aspiraciones colectivas del momento.

El pensador y pol{iticoJosé Vasconcelos, Ministro de Educación de México, apoyó a los jóvenes del Sindicato de Pintores y alentó sus ideales. El alto funcionario ofreció a Rivera, Alfaro Siqueiros, Orozco y otros, la posibilidad de decorar varios edificios  públicos, como la Secretaría de Educación  y la Escuela Nacional Preparatoria, permitiendo de esta manera que el arte ganara las calles y los lugares públicos.

Diego Rivera (1885 - 1957), realizó su primera exposición en 1907, y posteriormente obtuvo una beca que le permitió viajar a Europa, donde adhirió a las estéticas czesanniana y cubista. Su gigantesca labor de muralista tuvo un paréntesis de un lustro (1935/45), lapso en el que se dedicó a crear una serie de obras de caballete. Su obra tiene un gran vigor. Logró crear un arte profundamente popular y accesible incluso para los grandes sectores  menos cultivado de su pueblo.





José Clemente Orozco (1883 - 1949) fue discípulo de Posada. En 1922 pinta su primer mural en la Escuela Nacional PReparatoria, en cuyo patio mayor trabajó hasta 1927, ejecutando obras de un realismo expresionista .

Orozco está considerado como el pintor por excelencia de la revolución mexicana, por haber documentado los aspectos más destacados de esa gesta. En sus obras, el artista introduce el tema central desde el inicio y lo va reiterando con variantes, acentuando el dramatismo, tal como si se tratara de una sinfonía sobre el hombre y la humanidad, vistas desde una óptica muy personal.

José David Alfaro Siqueiros (1896 - 1974), desde su adolescencia profesó ideas políticas y sociales, luchandopor aquellas convicciones durante toda su vida, no solo con su arte, sino también con las armas. En 1920 viajó como miembro del consulado a París, donde conoció a Diego Rivera. De regreso, en 1922, participó en la fundación del Sindicato de Pintores y del movimiento muralista. Sus creaciones tienen un c´slido y profundo contenido humano, un gran vigor constructivo y una fina captación intuitiva del mundo natural, exhibiendo una búsqueda de nuevas posibilidades técnicas, de nuevas formas y materiales.

Finalmente, Rufino Tamayo (1899 - 1991), posterior a los grandes muralistas antes mencionados, coincidió con ellos en la búsqueda de una expresión profundamente mexicana, procurando realizarla con una metodología diferente, lo que le aseguró un lugar en la pintura de su país. En su obra procuró encontrar una síntesis  en la que sobresalen los carcteres mexicanos adecuadamente armonizados, con incluencias muy diversas (como Picasso, Bracque y los surrealistas), para lograr transmitir un mensaje alusivo a hondas raíces americanas y de vasta repercusión universal. Si bien produjo algunos murales, más bien prefirió el cuadro de caballete, más acorde a la realización de su arte, de extremada fineza y poética simbología, que procura expresar el mundo interior del ser humano y su sed del infinito con imágenes ricas y sugerentes.






2 comentarios:

  1. Excelente trabajo. Quizá te sugeriria, al menos, mencionar a Antonio Pujol. Yo tengo un blog sobre él: http://antoniopujol.espacioblog.com/categoria/objetivo-del-blog
    Un saludo desde Barcelona

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Toni. El mundo del Arte es inmenso y aun existen muchos artistas a mencionar y descubrir que han realizado obras espectaculares, como el caso de Antonio Pujol, del que pronto encontrarás información en el blog. El tuyo está buenísimo, ya lo estoy siguiendo.
    Un saludo desde Buenos Aires

    ResponderEliminar